Perspectivas de Inversión 2018 | Repaso Y Previsión Semestral

Resumen de Nuestras Previsiones

 

En esta publicación semestral repasaremos las expectativas de enero y analizaremos algunos de los principales indicadores económicos actuales antes de definir la asignación de activos que recomendamos para el segundo semestre.

Nuestro posicionamiento a comienzos del año ha sido cauto

Nuestro posicionamiento de las carteras a principios de 2018 ha sido un tanto cauto, con un nivel de liquidez superior a la media y una exposición moderadamente sobreponderada a la clase activos de renta variable. Sostuvimos que 2018 sería un año más complicado para la renta variable, y esto es lo que ha sucedido en gran medida. Nuestra previsión de que los rendimientos de los bonos aumentarían paulatinamente se ha visto justificada en el caso de los títulos del Tesoro de EE. UU., pero no en el de los principales bonos europeos.

Nos abstuvimos de destinar efectivo a la renta variable durante la espectacular recuperación experimentada en enero, puesto que consideramos que se había producido una sobrecompra en los mercados y los inversores habían adoptado una actitud demasiado optimista. Mientras que los activos tradicionales se esfuerzan por producir rendimientos positivos en la actual situación inestable de los mercados, el papel de las estrategias alternativas ha cobrado mayor importancia, como fuente de una rentabilidad no correlacionada y para reforzar la resistencia de las carteras.

 

El crecimiento global se ha estabilizado, especialmente en Europa

El crecimiento global se ha reducido durante el primer semestre pero sigue siendo sólido. La continuación prevista de las amplias y firmes tendencias económicas globales observadas en 2017 no ha terminado de materializarse, ya que el crecimiento de la producción y el comercio han mostrado algunos indicios de moderación. Se ha producido una desaceleración del crecimiento económico en Europa, en Japón e incluso en Estados Unidos. La combinación de la tensión vivida en los mercados financieros, las crecientes tensiones comerciales y las cuestiones políticas ha hecho mella en los elevados niveles de optimismo y ha empañado las perspectivas económicas. En comparación con 2017, la agenda radical de Donald Trump está demostrando ser cada vez más desestabilizadora. De cara al futuro, la economía estadounidense está tomando impulso gracias a un mercado laboral vigoroso, un sólido gasto de los consumidores y la ayuda de la reforma fiscal. En contraste, la eurozona tendrá puestas sus esperanzas en una mejora de su comportamiento con respecto al primer semestre; un euro más débil debería proporcionar alguna ayuda a las exportaciones, especialmente si las disputas en el comercio mundial se resuelven con rapidez y de manera positiva.

 

El BCE mantiene la cautela

La confianza de la Reserva Federal (Fed) al definir su política monetaria contrasta con la siempre cauta comunicación
del Banco Central Europeo (BCE). La Fed ya ha elevado su tipo de interés de referencia dos veces este año y ha señalado que volvería a subir los tipos durante los dos trimestres restantes. El banco central también ha empezado a reducir el tamaño de su balance en unos 150.000 millones de dólares hasta unos 4,3 billones de dólares. Tal como se esperaba, el Banco Central Europeo anunció que finalizará por completo su programa de compra de activos a finales de año. Sin embargo, la noticia de que los tipos de interés no experimentarán cambios al menos durante el próximo verano ha causado sorpresa y debilitado significativamente al euro. En un contexto de menor actividad económica en Europa y con la amenaza de una guerra comercial global, parece claro que el BCE desea hacer bajar el euro como medio para ofrecer apoyo a la economía de la región.

 

Mantenemos una asignación sobreponderada moderada en renta variable

El entorno actual de crecimiento sostenible y las perspectivas positivas de beneficios siguen siendo favorables para la renta variable, a pesar de los factores adversos que representan tanto los mayores rendimientos de los bonos como las inquietudes sobre los aranceles sobre productos. Seguimos manteniendo una exposición sobreponderada en renta variable con una exposición regional bien diversificada. También consideramos que las carteras deben estar diversificadas debido a las condiciones complicadas y en constante cambio de los mercados. La época en que todos los activos se veían impulsados por una inyección de liquidez abundante y tipos de interés excepcionalmente bajos ha quedado atrás y los mercados se han vuelto más exigentes. Este es el motivo por el que hemos añadido exposiciones a estrategias alternativas con el fin de distribuir incluso más el riesgo de las carteras y poder recurrir a una gama más amplia de fuentes de rentabilidad.

En el apartado siguiente de este documento examinaremos el entorno macroeconómico y las condiciones financieras predominantes, resaltando varios indicadores clave que observamos. Tras un breve resumen de los beneficios de las diferentes clases de activos en el primer semestre, describiremos nuestras perspectivas para el mercado y la asignación de activos.

 

Indice

  • RESUMEN DE NUESTRAS PREVISIONES
  • EL ENTORNO MACROECONÓMICO
  • SITUACIÓN FINANCIERA
  • LOS MERCADOS FINANCIEROS
  • PERSPECTIVAS DE LOS MERCADOS FINANCIEROS
  • ASIGNACIÓN DE ACTIVOS, 2o SEMESTRE DE 2018

 

Descargar el documento PDF…