Perspectivas de inversión 2021 |  Repaso y previsión semestral 

Resumen de nuestras previsiones

En general la economía se está recuperando según lo previsto

Dieciocho meses después del inicio de la pandemia de la Covid-19, la economía mundial está viviendo la recuperación post-recesión más fuerte desde la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, el repunte es muy desigual de un país a otro, dado que las grandes potencias económicas arrojan muchos mejores resultados que los países emergentes. Algunos países han levantado casi todas las restricciones, mientras que otros siguen con medidas estrictas por el resurgimiento del coronavirus o por la rápida transmisión de la variante Delta. Según el Banco Mundial, se prevé que el crecimiento mundial se acelere al 5.6% este año, en gran parte debido a la fuerte posición de Estados Unidos y China. Se sigue previendo que la cifra del PIB mundial se sitúe en el 3.2% en 2021, es decir, por debajo de lo que se preveía antes de la pandemia, pese a la recuperación de este año. Para lo que queda de año, las perspectivas parecen favorables para Estados Unidos y Europa y más complicadas para Asia.

El estímulo fiscal sigue siendo beneficioso

El apoyo monetario ha tocado techo, pero sigue siendo enorme, mientras que el apoyo fiscal seguirá ejerciendo una gran influencia en las economías en los próximos años. Al igual que con la vacunación de la población, el soporte fiscal ha sido muy desigual en las diferentes regiones y la recuperación será igual de dispareja entre los países, ya que se prevé que los países emergentes tarden más en volver a las cifras anteriores a la pandemia. Las economías avanzadas ya se han beneficiado de paquetes fiscales mucho mayores y seguirán haciéndolo en el futuro. En Europa, el plan de recuperación es significativo en cuanto a su volumen, mientras que las medidas de rescate estadounidenses ya han superado una cuarta parte del PIB. Además, los Estados Unidos están a punto de aprobar un plan de infraestructuras bipartidista de otros 1.2 billones de dólares y también existe la posibilidad de que se apruebe otra ley para financiar las prioridades políticas de los demócratas aprovechando el proceso de reconciliación. A la vista de todo esto, está claro que queda aún mucho estímulo fiscal por delante.

Es probable que la segunda mitad del año sea más dura para los mercados financieros

En lo que llevamos de año, los mercados financieros han recompensado a nuestra asignación, especialmente gracias a las aportaciones de la renta variable, la deuda de los mercados emergentes y los bonos de alto rendimiento. La volatilidad también ha sido menor ante el gran interés de los inversores por los activos de riesgo. En los próximos trimestres es probable que los beneficios sean más discretos en las carteras, y los riesgos de una mayor volatilidad crecen. A la luz de los altos riesgos de inflación y nuestra previsión de rendimientos más altos en bonos, nuestra posición en renta fija tiene en general un riesgo de duración bajo y una posición infraponderada en bonos con grado de inversión. Seguimos creyendo que es muy pronto para asumir una postura más defensiva, de ahí nuestra exposición significativa a los activos de riesgo. Los mercados seguirán centrándose en los riesgos de inflación y en los anuncios de la Reserva Federal sobre cómo y cuándo van a reducir su apoyo. En el caso de que persistan los altos niveles de inflación, la presión sobre la Reserva Federal sólo seguirá aumentando y los mercados podrían perder parte de su serenidad.

Mantenemos un posicionamiento dinámico de las carteras

Nuestro posicionamiento en las carteras sigue siendo dinámico con una sobreponderación en renta variable, un bajo nivel de efectivo y una inversión en renta fija centrada en la deuda de los mercados emergentes, los créditos de alto rendimiento y los bonos convertibles. Nuestra inversión en renta variable está bien diversificada en diferentes estilos de inversión, regiones y capitalizaciones bursátiles. Opinamos que la renta variable europea y la británica siguen presentando una gran probabilidad de remontar y también confiamos en la capacidad de nuestra exposición a la renta variable japonesa de recompensarnos gratamente en los próximos trimestres. El mayor motor de la rentabilidad de los créditos será el carry dado que habrá poca compresión de los spreads y esperamos mejores resultados de los bonos convertibles, en términos relativos, que en la primera mitad del año.
En la próxima sección del documento evaluaremos el entorno macroeconómico y la situación económica predominante resaltando los indicadores claves que observamos. Tras una breve descripción general de los resultados de las diferentes clases de activos en el primer semestre, expondremos nuestra previsión de mercado y la asignación de activos.

 

ÍNDICE

  • RESUMEN DE NUESTRAS PREVISIONES
  • ENTORNO MACROECONÓMICO
  • SITUACIÓN ECONÓMICA
  • MERCADOS FINANCIEROS
  • PREVISIÓN DE LOS MERCADOS
  • ASIGNACIÓN DE ACTIVOS, 2º SEMESTRE DE 2021

Descargar el documento PDF