Perspectivas de inversión 2022 |  Repaso y previsión semestral 

Resumen de nuestras previsiones

La economía sufre una fuerte desaceleración y hay poca visibilidad

La economía mundial se está ralentizando y se han revisado muy a la baja las previsiones de crecimiento del PIB anunciadas a principios de año. La guerra en Ucrania, los confinamientos en China, los trastornos en las cadenas de suministro y las políticas monetarias restrictivas han supuesto un duro golpe para la actividad económica y se ha perdido la esperanza de una prolongación del fuerte repunte post- COVID. La invasión de Rusia a Ucrania ha empeorado las dificultades sufridas desde la pandemia, como los atascos en las cadenas de suministro y las fuertes subidas del precio de las materias primas. Las presiones inflacionistas también han resultado ser mucho más persistentes de lo que previeron los bancos centrales. El Banco Mundial espera ahora que el crecimiento mundial se quede en el 2,9% durante 2022, frente a la proyección del 4,1% anunciada hace seis meses. En lo que llevamos de año, la economía ha tenido que afrontar más turbulencias de lo previsto y los riesgos de recesión han seguido aumentando.

Las condiciones financieras seguirán endureciéndose

En los últimos tiempos los bancos centrales han dado un giro radical en sus posturas. Los mercados anticipan ahora el ciclo de endurecimiento más agresivo y sincronizado desde la era Volcker de principios de los años ochenta. Los bancos centrales han tardado en admitir lo equivocados que estaban en sus previsiones para la inflación y ahora intentan recuperarse rápidamente de su error. El rendimiento de la deuda pública de los G-7 ha crecido a un ritmo inaudito. Bien es cierto que se esperaba una mejora del rendimiento, pero la rapidez con que los bancos centrales, especialmente la Reserva Federal americana, cambiaron sus políticas monetarias, ha conmocionado los mercados. En enero, los mercados esperaban para 2022 tres subidas de los tipos de interés del 0,25% hasta llegar al 0,75% por parte de la Reserva Federal americana. Un mes más tarde se habían descontado cinco subidas, hasta el 1,25%, y ya en marzo la cifra esperada llegaba a nada menos que un 2,5%! Las expectativas actuales son que el tipo de interés americano cierre 2022 en el 3,5% y que llegue al 4% en 2023. También han aumentado significativamente las expectativas de subidas de los tipos del Banco Central Europeo. En enero no se esperaba ninguna subida y a la fecha de estas perspectivas ya se esperaba que subieran al 1% al cierre de 2022.

Es muy probable que la segunda mitad del año siga siendo volátil para los mercados financieros

La primera mitad de 2022 ha sido brutal para los mercados de acciones y los mercados de bonos mundiales. Pese a los beneficios empresariales tan solidos del primer trimestre y, por ahora, una previsión generalmente optimista para los beneficios futuros, la renta variable ha caído significadamente al optar los principales bancos centrales por una postura cada vez más agresiva. La combinación de beneficios más elevados y precios de acciones más bajos implica que la revisión a la baja de las valoraciones, que llevamos viendo desde finales de 2020, ha proseguido en 2022. Los rendimientos de la deuda soberana han crecido rápidamente y los spreads de créditos (diferenciales de crédito) se han ampliado de manera notable. Los principales índices de bonos han bajado en torno a un 15%, una caída espeluznante para esta clase de activos. Los inversores han tenido que ir ajustando constantemente sus expectativas con respecto a las políticas de los principales bancos centrales, lo que ha desencadenado una volatilidad descomunal. Dado el alto nivel de incertidumbre provocado por las turbulencias económicas y geopolíticas, creemos que los mercados financieros seguirán siendo volátiles en los próximos meses.

El posicionamiento de las carteras se ha vuelto más defensivo

El posicionamiento de nuestras carteras es ahora más defensivo, con una asignación neutral en la renta variable, sobreponderada las estrategias alternativas e infra ponderada con corta duración en renta fija. Para las carteras que no están denominadas en USD, aumentamos también la posición en el dólar americano como medida defensiva. Nuestra exposición a la renta variable sigue estando bien diversificada y hemos sustituido algunas estrategias de crecimiento de renta variable por otras más defensivas, lo que ha resultado ser un acierto por el momento. Nuestra valoración es que las cotizaciones ya reflejan muchas de las malas noticias y el sentimiento del mercado es exageradamente pesimista. Ante las condiciones actuales de los mercados, es probable que las estrategias más defensivas sigan ofreciendo un rendimiento superior, como la inversión en empresas menos cíclicas, los activos inmobiliarios, el sector de la salud, la renta variable de valor y las empresas de calidad. También nos gusta la descorrelación que ofrece la renta variable de los mercados “frontier”, sobre todo porque sus valoraciones siguen siendo muy atractivas. En la próxima sección del documento evaluaremos el entorno macroeconómico y la situación económica predominante resaltando los indicadores claves más importantes que observamos. Tras una breve descripción general de los resultados del primer semestre de las diferentes clases de activos, expondremos nuestra previsión de mercado y asignación de activos.

 

ÍNDICE

  • RESUMEN DE NUESTRAS PREVISIONES
  • ENTORNO MACROECONÓMICO
  • SITUACIÓN ECONÓMICA
  • MERCADOS FINANCIEROS
  • PREVISIÓN DE LOS MERCADOS
  • ASIGNACIÓN DE ACTIVOS, 2º SEMESTRE DE 2022

Descargar el documento PDF