Perspectivas de inversión 2021 |  Repaso y previsión semestral 

Resumen de nuestras previsiones

En general la economía se está recuperando según lo previsto

Dieciocho meses después del inicio de la pandemia de la Covid-19, la economía mundial está viviendo la recuperación post-recesión más fuerte desde la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, el repunte es muy desigual de un país a otro, dado que las grandes potencias económicas arrojan muchos mejores resultados que los países emergentes. Algunos países han levantado casi todas las restricciones, mientras que otros siguen con medidas estrictas por el resurgimiento del coronavirus o por la rápida transmisión de la variante Delta. Según el Banco Mundial, se prevé que el crecimiento mundial se acelere al 5.6% este año, en gran parte debido a la fuerte posición de Estados Unidos y China. Se sigue previendo que la cifra del PIB mundial se sitúe en el 3.2% en 2021, es decir, por debajo de lo que se preveía antes de la pandemia, pese a la recuperación de este año. Para lo que queda de año, las perspectivas parecen favorables para Estados Unidos y Europa y más complicadas para Asia.

El estímulo fiscal sigue siendo beneficioso

El apoyo monetario ha tocado techo, pero sigue siendo enorme, mientras que el apoyo fiscal seguirá ejerciendo una gran influencia en las economías en los próximos años. Al igual que con la vacunación de la población, el soporte fiscal ha sido muy desigual en las diferentes regiones y la recuperación será igual de dispareja entre los países, ya que se prevé que los países emergentes tarden más en volver a las cifras anteriores a la pandemia. Las economías avanzadas ya se han beneficiado de paquetes fiscales mucho mayores y seguirán haciéndolo en el futuro. En Europa, el plan de recuperación es significativo en cuanto a su volumen, mientras que las medidas de rescate estadounidenses ya han superado una cuarta parte del PIB. Además, los Estados Unidos están a punto de aprobar un plan de infraestructuras bipartidista de otros 1.2 billones de dólares y también existe la posibilidad de que se apruebe otra ley para financiar las prioridades políticas de los demócratas aprovechando el proceso de reconciliación. A la vista de todo esto, está claro que queda aún mucho estímulo fiscal por delante.

Es probable que la segunda mitad del año sea más dura para los mercados financieros

En lo que llevamos de año, los mercados financieros han recompensado a nuestra asignación, especialmente gracias a las aportaciones de la renta variable, la deuda de los mercados emergentes y los bonos de alto rendimiento. La volatilidad también ha sido menor ante el gran interés de los inversores por los activos de riesgo. En los próximos trimestres es probable que los beneficios sean más discretos en las carteras, y los riesgos de una mayor volatilidad crecen. A la luz de los altos riesgos de inflación y nuestra previsión de rendimientos más altos en bonos, nuestra posición en renta fija tiene en general un riesgo de duración bajo y una posición infraponderada en bonos con grado de inversión. Seguimos creyendo que es muy pronto para asumir una postura más defensiva, de ahí nuestra exposición significativa a los activos de riesgo. Los mercados seguirán centrándose en los riesgos de inflación y en los anuncios de la Reserva Federal sobre cómo y cuándo van a reducir su apoyo. En el caso de que persistan los altos niveles de inflación, la presión sobre la Reserva Federal sólo seguirá aumentando y los mercados podrían perder parte de su serenidad.

Mantenemos un posicionamiento dinámico de las carteras

Nuestro posicionamiento en las carteras sigue siendo dinámico con una sobreponderación en renta variable, un bajo nivel de efectivo y una inversión en renta fija centrada en la deuda de los mercados emergentes, los créditos de alto rendimiento y los bonos convertibles. Nuestra inversión en renta variable está bien diversificada en diferentes estilos de inversión, regiones y capitalizaciones bursátiles. Opinamos que la renta variable europea y la británica siguen presentando una gran probabilidad de remontar y también confiamos en la capacidad de nuestra exposición a la renta variable japonesa de recompensarnos gratamente en los próximos trimestres. El mayor motor de la rentabilidad de los créditos será el carry dado que habrá poca compresión de los spreads y esperamos mejores resultados de los bonos convertibles, en términos relativos, que en la primera mitad del año.
En la próxima sección del documento evaluaremos el entorno macroeconómico y la situación económica predominante resaltando los indicadores claves que observamos. Tras una breve descripción general de los resultados de las diferentes clases de activos en el primer semestre, expondremos nuestra previsión de mercado y la asignación de activos.

 

ÍNDICE

  • RESUMEN DE NUESTRAS PREVISIONES
  • ENTORNO MACROECONÓMICO
  • SITUACIÓN ECONÓMICA
  • MERCADOS FINANCIEROS
  • PREVISIÓN DE LOS MERCADOS
  • ASIGNACIÓN DE ACTIVOS, 2º SEMESTRE DE 2021

Descargar el documento PDF


Perspectivas de inversión 2021

Resumen de nuestras previsiones

2020 ha sido uno de los

El último año ha sido toda una montaña rusa para los inversores cuando la corrección más rápida nunca vista en los mercados de renta variable precedió un repunte desenfrenado. Los mercados de renta variable han demostrado ser muy resistentes y bien orientados al futuro, dado que rápidamente asumieron un fuerte repunte de los beneficios en 2021. Esto se ha visto reflejado en un fuerte ajuste de la clasificación de las valoraciones que deja poco margen para cualquier decepción relacionada con la publicación de los beneficios este nuevo año.

La Reserva Federal ha intervenido con determinación para abordar los graves trastornos observados en los mercados de bonos, un factor clave para recuperar la confianza. Además de comprar bonos del Estado estadounidenses y bonos empresariales con grado de inversión, la Reserva Federal también se comprometió a comprar bonos de alto rendimiento por primera vez en la historia. Una vez estabilizados los mercados, otra tendencia marcada fue la depreciación del dólar estadounidense frente a la mayoría de las divisas. El mercado espera que este comportamiento prosiga en 2021.

Los responsables políticos hicieron su tarea en 2020

Los bancos centrales y gobiernos reaccionaron de manera rápida y determinante para apoyar la economía y contener los daños causados por la pandemia a las empresas y los hogares. Se anunciaron ayudas y medidas de apoyo sin precedentes para los mercados financieros. La Reserva Federal bajó su tipo de interés de referencia a cero y se comprometió a una expansión ilimitada de sus planes de compras de bonos. El BCE también aceleró su plan de compra de activos y hace poco anunció otro aumento de 500.000 millones de euros, hasta un total de 1,85 billones de euros, hasta marzo de 2022.

El volumen general de la acción fiscal a escala mundial también ha sido inaudito, con unos 12 billones de dólares estadounidenses, cerca del 12% del PIB mundial, según el Fondo Monetario Internacional. El objetivo principal de los gobiernos restringiendo la actividad económica era de evitar un desempleo masivo y ayudar a las empresas a sobrevivir los cierres inducidos por la pandemia.

La vacuna contra el Covid-19 es la clave para lograr una recuperación económica sólida en 2021

Se prevé un fuerte repunte del crecimiento del PIB para 2021 (+5,2% según el FMI) tras un año en que se estima que el PIB mundial cayó en torno al 5%, la peor recesión en tiempos de paz. Se espera que las acciones fiscales inauditas y la vacunación impulsen fuertemente la actividad económica, aunque es probable que algunos sectores no consigan volver a los niveles de actividad previos al coronavirus. Los gobiernos también deberán establecer un marco que permita el éxito de un programa de inmunización recuperando la confianza del público, la cual se ha visto mellada por la gestión de la crisis.

Las condiciones actuales de los mercados favorecen los activos arriesgados pese a las altas valoraciones

Creemos que las tendencias positivas que actualmente predominan en los mercados financieros seguirán en 2021. Pese a las altas valoraciones, prevemos que la renta variable agradecerá un fuerte repunte de los beneficios en los siguientes trimestres y las carteras ya están preparadas para esto. Los créditos de alto rendimiento y la deuda de los mercados emergentes son nuestros segmentos de bonos favoritos, mientras que mantenemos una posición infraponderada en el dólar. No nos convence el consenso generalizado de los mercados sobre varias clases de activos dado que la historia nos ha demostrado que el escenario base de los mercados se descarrila a menudo por imprevistos.

 

ÍNDICE

  • RESUMEN DE NUESTRAS PREVISIONES
  • 2020: REPASO DE NUESTROS TEMAS DE INVERSIÓN 
  • 2020: ACONTECIMIENTOS ECONÓMICOS Y POLÍTICO 
  • 2020: LOS MERCADOS FINANCIEROS 
  • 2021: PERSPECTIVAS ECONÓMICAS 
  • 2021: PERSPECTIVAS DE LOS MERCADOS FINANCIEROS 
  • 2021: ASIGNACIÓN DE ACTIVOS 

Descargar el documento PDF


Perspectivas de Inversión 2020

Resumen de nuestras Previosiones

2019 ha sido un año excepcional para los mercados financieros 

El año pasado fue una añada excepcional para los mercados financieros donde se han observado resultados excelentes en todas las clases de activos. El temor de una recesión y la preocupación por un endurecimiento de la política monetaria de la Reserva Federal que habían provocado una fuerte corrección de los mercados en el último trimestre de 2018 desaparecieron nada más empezar 2019, lo que dio lugar a una gran recuperación de los mercados de renta variable y bonos. 

El giro radical del Banco Central americano, el optimismo por un acuerdo comercial entre Estados Unidos y China y el menor pesimismo sobre la situación económica fueron los mayores impulsores de las ganancias extraordinarias en renta variable. El punto bajo de la corrección en renta variable de finales de 2018 dejó más margen para repuntar en 2019. La postura acomodaticia de los bancos centrales mundiales y la presión por la baja inflación también contribuyeron a unos resultados muy superiores a la media en los mercados de bonos y de crédito, mientras que las oscilaciones en los mercados de divisa fueron en general modestas, sobre todo en los cruces de divisas más importantes. 

Los bancos centrales vuelven al rescate 

Más de la mitad de los bancos centrales tienden ahora hacia la aflojamiento, el mayor número visto desde la crisis financiera, y cerca de dos tercios de todos los bancos centrales recortaron los tipos de interés durante el tercer trimestre de 2019. El giro tan radical que mostró la Reserva Federal en su política monetaria fue uno de los mayores detonantes del repunte que experimentaron los activos financieros el año pasado. El Banco Central Estadounidense había previsto dos subidas de los tipos de interés para 2019 y sin embargo acabó con tres recortes de 0.25 % y el fin prematuro de la contracción de su balance. De hecho, el balance de la Reserva Federal volvió incluso a crecer en septiembre. El Banco Central Europeo también dio una inyección monetaria pese al poco margen de maniobra que tenía. En septiembre, el banco decidió bajar los tipos un 0,1% para situarlos en el 0,5% y resumir así las medidas acomodaticias (20.000 millones de euros al mes) e introducir otras medidas de apoyo. 

Las perspectivas para la economía mundial parecen algo más favorables 

Ya se preveía la deceleración del crecimiento observado en 2019. Sin embargo las perspectivas económicas parecen ahora más prometedoras. La menor tensión comercial debería llevar a la firma de un acuerdo limitado entre Estados Unidos y China. Los últimos datos económicos también empiezan a mostrar signos de mejora en el sector manufacturero mientras que la solidez de los mercados laborales debería prolongarse y apoyar el gasto del consumidor. El riesgo de recesión también ha disminuido de modo que la combinación de todos estos factores podría suponer una grata sorpresa para la economía en 2020. 

Las condiciones actuales de los mercados favorecen los activos arriesgados 

Creemos que los mercados financieros deberían empezar 2020 con buen pie y hace poco ampliamos nuestra asignación a renta variable. Los inversores estarán más dispuestos a aumentar su asignación a activos arriesgados a falta de alternativas más atractivas. Sin embargo se debe tener en cuenta que el punto de partida para el rendimiento de las inversiones es mucho menos prometedor que hace un año cuando la valoración de la renta variable y los instrumentos de deuda de alto rendimiento se desplomó. Esto implica que el precio de los activos está más expuesto a las decepciones dado que las políticas monetaria y fiscal ya han adelantado una parte importante del crecimiento y los rendimientos futuros. 

Indice

  • RESUMEN DE NUESTRAS PREVISIONES
  • 2019: REPASO DE NUESTROS TEMAS DE INVERSIÓN
  • 2019: ACONTECIMIENTOS ECONÓMICOS Y POLÍTICOS
  • 2019: LOS MERCADOS FINANCIEROS
  • 2020: PERSPECTIVAS ECONÓMICAS
  • 2020: PERSPECTIVAS DE LOS MERCADOS FINANCIEROS
  • 2020: ASIGNACIÓN DE ACTIVOS

Descargar el documento PDF


Perspectivas de Inversión 2019 | Repaso Y Previsión Semestral

Resumen de Nuestras Previsiones

 

En esta publicación semestral repasaremos las expectativas de enero y analizaremos algunos de los principales indicadores económicos actuales antes de definir la asignación de activos que recomendamos para el segundo semestre.

Hemos reducido la exposición en renta variable desde principios de año

Al opinar que los mercados estaban sobrevalorando los riesgos de una recesión en la corrección de diciembre, empezamos el año con una sobreponderación en renta variable, dado que no recortamos nuestra asignación en estos activos pese a la elevada tensión en los mercados. Esta decisión resultó ser acertada dado que la fuerte recuperación observada durante los primeros cuatro meses de 2019 contribuyó a la fuerte rentabilidad de las carteras, especialmente acompañado por el repunte de los mercados de bonos.

Aprovechamos la fuerte subida de los mercados de renta variable para reducir considerablemente nuestra asignación en renta variable, pasando de una posición sobreponderada a una infraponderada como reflejo de nuestra previsión prudente a la luz de la creciente incertidumbre. Aunque no esperábamos que los rendimientos de los bonos del Estado subieran apenas, el desplome de los rendimientos en lo que llevamos de año ha sido una enorme sorpresa y un importante impulsor de las fuertes rentabilidades de las exposiciones en renta fija.

Las políticas estadounidenses fomentan la incertidumbre en los mercados

La fuerte tensión en los mercados que pudimos observar a finales de 2018 se vio rápidamente reemplazada por un período de cuatro meses de descenso de la volatilidad donde los mercados demostraron ser relativamente inmunes a los titulares negativos en los diarios. Esto cambió significativamente en mayo cuando la esperanza de un acuerdo comercial entre Estados Unidos y China dio paso al temor por la sonada ruptura de las negociaciones comerciales tras varios «tweets» de Donald Trump. A esto se sumaron el veto a las operaciones comerciales entre

empresas estadounidenses y el gigante tecnológico chino Huawei y las amenazas de aranceles sobre las importaciones de México. Hay muchos otros factores que desestabilizaron el mercado, pero el denominador común es que todos procedían de la Casa Blanca que ha estado haciendo alarde de su poderío para lograr algunos de sus objetivos. Con el lanzamiento de la campaña para las elecciones presidenciales en Estados Unidos, es probable que la incertidumbre y volatilidad se prolongue en los mercados.

Los mercados han recibido el impulso del fin de la normalización de las políticas monetarias

El giro de 180 grados que ha dado la Reserva Federal al anunciar una pausa en su ciclo de subidas de los tipos de interés y el fin de su reducción del balance ha sido uno de los mayores impulsores de los mercados de renta variable
y bonos de este año. Bajo la presión de los mercados a finales de 2018, la Reserva Federal abandonó su intención
de incrementar los tipos de interés una vez por trimestre y anunció que la reducción de su balance terminaría oficialmente en septiembre, mucho antes de lo previsto. En la reunión del 18 y 19 de junio, la Reserva Federal se volvió aún más conciliadora y planteó la posibilidad de un recorte de los tipos en julio. El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, también ha estado intentando tranquilizar a los actores del mercado sobre la capacidad de respuesta del BCE ante las crecientes dudas sobre el verdadero efecto de la política monetaria en el caso de una recesión. Otro gran impulsor del repunte de los mercados ha sido la enorme inyección de liquidez del Banco Popular de China (PBOC) equivalente al 60% de la creación de crédito en un período consecutivo de 12 meses.

Mantenemos una posición de cautela con vistas a la segunda mitad del año

Para el comienzo de la segunda mitad del año contamos con una modesta infraponderada asignación en instrumentos de deuda y renta variable y una posición sobreponderada en efectivo. Creemos que los mercados están eufóricos por la actitud cada vez más conciliadora de los bancos centrales. También parecen estar ignorando deliberadamente varios riesgos, entre otros, las decepcionantes previsiones corporativas, el debilitamiento de las tendencias económicas, las acciones retrasadas de los bancos centrales y el deterioro de las relaciones entre Estados Unidos y el resto del mundo. Aun a riesgo de perdernos algún beneficio a corto plazo, preferimos centrarnos en la gestión de riesgos, sobre todo si se tiene en cuenta el notable rendimiento de las carteras en lo que llevamos de año.

En la próxima sección del documento evaluaremos el entorno macroeconómico y la situación económica predominante resaltando los indicadores más importantes que observamos. Tras una breve descripción general de los resultados del primer semestre de las diferentes clases de activos, expondremos nuestra previsión de mercado y política de asignación de activos.

 

Indice

  • RESUMEN DE NUESTRAS PREVISIONES
  • EL ENTORNO MACROECONÓMICO
  • SITUACIÓN FINANCIERA
  • LOS MERCADOS FINANCIEROS
  • PERSPECTIVAS DE LOS MERCADOS FINANCIEROS
  • ASIGNACIÓN DE ACTIVOS, 2o SEMESTRE DE 2019

 

Descargar el documento PDF...


Perspectivas de Inversión 2019

Executive Summary

Global financial markets were affected badly by the geopolitical landscape

In the wake of the unusually smooth financial markets observed in 2017, the past year has been a quite dramatic wake-up call for investors. Early-year euphoria in equity markets gave way to rising anxiety, due not only to economic and political issues, but also to extreme market behaviour.

If the U.S. economy was by far the brightest spot, reflected by outstanding corporate profits, a deceleration of growth was observed across other regions, in China and Europe in particular. This weaker economic trend was compounded by the escalating impact of the trade war led by Donald Trump on the rest of the world, with China being his main target. Financial markets were also affected by a number of political uncertainties which proved to be more detrimental than was the case during the previous years; the resolution of some of these issues are among the key factors for an improvement of the fragile sentiment currently prevailing in the markets.

Model-driven trading brings chaos to the equity markets

The behaviour of equity markets towards the end of
the year has been very extreme and difficult to justify; the overwhelming proportion of computerized trading, which has grown over time to around 85% of trading volume, goes a long way to explain the violent intra- day swings and daily returns, especially in a context of lower liquidity. Machine trading didn’t cause problems during the bull market, but models have triggered indiscriminate selling more recently on the back of weaker economic signals and market momentum. While it is impossible to predict when markets will have regained their composure, economic fundamentals and corporate profitability should drive market performance over the long term and not these short-term trading models.

Negative returns have been observed across most asset classes

The drop of global equity markets was the main culprit for the disappointing performance in 2018, but this headwind was compounded by the overwhelming number of asset classes with negative yearly returns. Even truly diversified portfolios failed to offer the usual levels of protection that could have been expected in such market conditions.

According to research produced by Deutsche Bank at the end of October, 89% of assets were in negative territory, in dollar terms. That was the highest percentage on record based on data going back to 1901. Even if this number decreased somewhat during the last months, it still reflects a situation where the vast majority of global assets’ valuations were supported by extreme monetary policies.

Equities still offer the best value

We do not share the current pessimism observed in financial markets and our allocation into equities remains slightly overweight. We do not dispute the fact that economic growth has peaked, but global growth should remain solid and we do not anticipate a recession in the coming year. Valuations of equities appear low considering the outlook for earnings, bearish sentiment is excessive and the turmoil within equity markets should prove to be temporary. Economic fundamentals and corporate earnings drive equity performance over time and there now appears to be a dichotomy between what the markets are anticipating and what economic data and corporate earnings are indicating.

Table 0f contents

  • EXECUTIVE SUMMARY
  • 2018: REVIEW OF OUR INVESTMENT THEMES
  • 2018: ECONOMIC & POLITICAL DEVELOPMENT
  • 2018: THE FINANCIAL MARKETS
  • 2019 : ECONOMIC OUTLOOK
  • 2019: FINANCIAL MARKETS’ OUTLOOK
  • 2019: ASSET ALLOCATION

Download the Investment Perspectives


Perspectivas de Inversión 2018 | Repaso Y Previsión Semestral

Resumen de Nuestras Previsiones

 

En esta publicación semestral repasaremos las expectativas de enero y analizaremos algunos de los principales indicadores económicos actuales antes de definir la asignación de activos que recomendamos para el segundo semestre.

Nuestro posicionamiento a comienzos del año ha sido cauto

Nuestro posicionamiento de las carteras a principios de 2018 ha sido un tanto cauto, con un nivel de liquidez superior a la media y una exposición moderadamente sobreponderada a la clase activos de renta variable. Sostuvimos que 2018 sería un año más complicado para la renta variable, y esto es lo que ha sucedido en gran medida. Nuestra previsión de que los rendimientos de los bonos aumentarían paulatinamente se ha visto justificada en el caso de los títulos del Tesoro de EE. UU., pero no en el de los principales bonos europeos.

Nos abstuvimos de destinar efectivo a la renta variable durante la espectacular recuperación experimentada en enero, puesto que consideramos que se había producido una sobrecompra en los mercados y los inversores habían adoptado una actitud demasiado optimista. Mientras que los activos tradicionales se esfuerzan por producir rendimientos positivos en la actual situación inestable de los mercados, el papel de las estrategias alternativas ha cobrado mayor importancia, como fuente de una rentabilidad no correlacionada y para reforzar la resistencia de las carteras.

 

El crecimiento global se ha estabilizado, especialmente en Europa

El crecimiento global se ha reducido durante el primer semestre pero sigue siendo sólido. La continuación prevista de las amplias y firmes tendencias económicas globales observadas en 2017 no ha terminado de materializarse, ya que el crecimiento de la producción y el comercio han mostrado algunos indicios de moderación. Se ha producido una desaceleración del crecimiento económico en Europa, en Japón e incluso en Estados Unidos. La combinación de la tensión vivida en los mercados financieros, las crecientes tensiones comerciales y las cuestiones políticas ha hecho mella en los elevados niveles de optimismo y ha empañado las perspectivas económicas. En comparación con 2017, la agenda radical de Donald Trump está demostrando ser cada vez más desestabilizadora. De cara al futuro, la economía estadounidense está tomando impulso gracias a un mercado laboral vigoroso, un sólido gasto de los consumidores y la ayuda de la reforma fiscal. En contraste, la eurozona tendrá puestas sus esperanzas en una mejora de su comportamiento con respecto al primer semestre; un euro más débil debería proporcionar alguna ayuda a las exportaciones, especialmente si las disputas en el comercio mundial se resuelven con rapidez y de manera positiva.

 

El BCE mantiene la cautela

La confianza de la Reserva Federal (Fed) al definir su política monetaria contrasta con la siempre cauta comunicación
del Banco Central Europeo (BCE). La Fed ya ha elevado su tipo de interés de referencia dos veces este año y ha señalado que volvería a subir los tipos durante los dos trimestres restantes. El banco central también ha empezado a reducir el tamaño de su balance en unos 150.000 millones de dólares hasta unos 4,3 billones de dólares. Tal como se esperaba, el Banco Central Europeo anunció que finalizará por completo su programa de compra de activos a finales de año. Sin embargo, la noticia de que los tipos de interés no experimentarán cambios al menos durante el próximo verano ha causado sorpresa y debilitado significativamente al euro. En un contexto de menor actividad económica en Europa y con la amenaza de una guerra comercial global, parece claro que el BCE desea hacer bajar el euro como medio para ofrecer apoyo a la economía de la región.

 

Mantenemos una asignación sobreponderada moderada en renta variable

El entorno actual de crecimiento sostenible y las perspectivas positivas de beneficios siguen siendo favorables para la renta variable, a pesar de los factores adversos que representan tanto los mayores rendimientos de los bonos como las inquietudes sobre los aranceles sobre productos. Seguimos manteniendo una exposición sobreponderada en renta variable con una exposición regional bien diversificada. También consideramos que las carteras deben estar diversificadas debido a las condiciones complicadas y en constante cambio de los mercados. La época en que todos los activos se veían impulsados por una inyección de liquidez abundante y tipos de interés excepcionalmente bajos ha quedado atrás y los mercados se han vuelto más exigentes. Este es el motivo por el que hemos añadido exposiciones a estrategias alternativas con el fin de distribuir incluso más el riesgo de las carteras y poder recurrir a una gama más amplia de fuentes de rentabilidad.

En el apartado siguiente de este documento examinaremos el entorno macroeconómico y las condiciones financieras predominantes, resaltando varios indicadores clave que observamos. Tras un breve resumen de los beneficios de las diferentes clases de activos en el primer semestre, describiremos nuestras perspectivas para el mercado y la asignación de activos.

 

Indice

  • RESUMEN DE NUESTRAS PREVISIONES
  • EL ENTORNO MACROECONÓMICO
  • SITUACIÓN FINANCIERA
  • LOS MERCADOS FINANCIEROS
  • PERSPECTIVAS DE LOS MERCADOS FINANCIEROS
  • ASIGNACIÓN DE ACTIVOS, 2o SEMESTRE DE 2018

 

Descargar el documento PDF...


Perspectivas de Inversión 2018

Resumen de Nuestras Previsiones

2017 ha sido un buen año para la economía global, y excepcional para los mercados de renta variable

La economía global experimentó su mayor tasa de crecimiento desde 2011. El aspecto más destacado ha
sido el hecho de que el crecimiento fue generalizado y las expectativas se modificaron al alza durante el año. Las tensiones geopolíticas, que en ocasiones presentaron una amenaza, no amortiguaron los elevados niveles de confianza empresarial y de los consumidores y su impacto en los mercados de capitales fue transitorio. Las preocupaciones acerca de los acontecimientos políticos europeos no se materializaron, ya que los partidos políticos populistas no llegaron a generar un vuelco en varias elecciones generales. Asimismo, el espectacular ascenso al poder de Emmanuel Macron en Francia se consideró un importante estímulo para la estabilidad futura de la Unión Europea.

Los mercados de renta variable se comportaron de manera inusualmente tranquila durante 2017, con una rentabilidad empresarial sólida y generalizada y amplia liquidez que apuntalaron los precios más elevados de la renta variable; la volatilidad se situó de modo sistemático a niveles próximos a los mínimos históricos y no se observaron perturbaciones significativas. Podría decirse que los mercados de bonos fueron algo más tempestuosos, aunque permanecieron en márgenes relativamente estrechos. Sorprendentemente, el euro resultó ser la más sólida de las principales divisas, impulsado por un escenario político mucho más estable de lo previsto en Europa.

 

Los mercados de renta variable fueron el motor de la rentabilidad de la cartera

El principal motivo de nuestra buena rentabilidad fue nuestra decisión de mantener una asignación sobreponderada en renta variable durante 2017. Aunque las exposiciones en renta fija también contribuyeron positivamente a las rentabilidades del pasado año, la renta variable experimentó un rendimiento significativamente mayor, con rentabilidades superiores a la media en todas las regiones. En comparación con 2016, el comportamiento de las inversiones alternativas fue más satisfactorio. Por último, una exposición infraponderada al dólar para las carteras no denominadas en dólares estadounidenses limitó el impacto negativo de su depreciación.

 

Las bases de la economía global son sólidas

La economía global se encuentra en buen estado debido a que el crecimiento sólido y sostenible está distribuido uniformemente entre todas las principales áreas económicas. La dinámica global positiva de la actividad y la baja inflación deberían mantenerse en 2018 y, en este momento, la probabilidad de que se produzca una recesión parece ser muy remota. Los riesgos políticos han disminuido, en particular en Europa, mientras el mundo se acostumbra a la manera sumamente poco convencional en que Donald Trump lidera Estados Unidos. Las condiciones de liquidez siguen siendo muy acomodaticias, aunque 2018 será un año de transición clave entre la era de flexibilización cuantitativa y las políticas monetarias más convencionales.

La renta variable sigue siendo nuestra clase activos preferida

Para comienzos de 2018, se mantienen nuestras perspectivas favorables acerca de la renta variable y mantenemos una posición infraponderada en renta fija. Las valoraciones generales de la renta variable no parecen ser excesivas, ya que debería continuar el crecimiento de los beneficios, aunque a un ritmo más lento. No tenemos ninguna preferencia regional marcada en cuanto a nuestra asignación de renta variable. La exposición a renta fija se inclina más hacia estrategias flexibles y bonos convertibles. No tenemos previsto asumir un alto grado de riesgo de divisas y esperamos que nuestra asignación a fondos alternativos (hedge funds) permanezca en el extremo superior del margen estratégico de asignación de activos. Hemos mantenido una preferencia clara por la renta variable frente a la renta fija.

 

Indice

  • RESUMEN DE NUESTRAS PREVISIONES
  • 2017: REPASO DE NUESTROS CRITERIOS DE INVERSIÓN
  • 2017: ACONTECIMIENTOS ECONÓMICOS Y POLÍTICOS
  • 2017: LOS MERCADOS FINANCIEROS
  • 2018: PERSPECTIVAS ECONÓMICAS
  • 2018: PERSPECTIVAS DE LOS MERCADOS FINANCIEROS
  • 2018: ASIGNACIÓN DE ACTIVOS

Descargar el documento PDF


Perspectivas de Inversión 2017 | Repaso Y Previsión Semestral

Resumen de Nuestras Previsiones

En esta publicación semestral repasaremos las expectativas de enero y analizaremos algunos de los principales indicadores económicos actuales antes de definir la asignación de activos que recomendamos para el segundo semestre.

Incrementamos nuestra asignación de renta variable a principios del año

A consecuencia de nuestras perspectivas positivas, tanto macroeconómicas como de renta variable, para 2017, hemos posicionado las carteras de forma dinámica mediante el incremento de la asignación hacia la clase de activos de renta variable. También habíamos expresado nuestra confianza en que los precios de la renta variable deberían estar apoyados por una aceleración del crecimiento global de los beneficios y, hasta la fecha, esto es lo que ha sucedido.

Habíamos reafirmado nuestra firme convicción acerca de los mercados emergentes y nuestra exposición global a la renta variable a comienzos del año estaba bien diversificada entre las diferentes regiones. Desde entonces hemos aumentado la asignación hacia la bolsa europea y también de los mercados emergentes. Los fondos alternativos fueron motivo de preocupación tras la decepcionante rentabilidad registrada en 2016, aunque los diferentes fondos a los que estamos expuestos han mostrado un comportamiento mucho mejor en lo que va de año y han contribuido a la sólida rentabilidad de las carteras.

El crecimiento global no se ha visto afectado por los numerosos acontecimientos políticos y geopolíticos

El crecimiento económico global cuenta con una base amplia y, para variar, ha estado a la altura de las expectativas. Al contrario de lo que sucedió en los años anteriores, las previsiones de crecimiento han mejorado por lo general según aumentaba la confianza y la inversión y el comercio repuntaban desde niveles bajos. En Europa se celebraban una serie de elecciones que podían haber tenido consecuencias negativas para el proyecto europeo, pero los candidatos populistas fueron incapaces de superar a aquellos que se muestran a favor de una

mayor integración europea. La elección de Emmanuel Macron como presidente francés ha dado un impulso a las posibilidades de implantación de reformas decididas en Francia y una unidad más sólida en Europa, especialmente en un momento en que el crecimiento económico en la eurozona ha sorprendido al alza. La administración de Donald Trump sigue copando numerosos titulares pero tiene problemas a la hora de introducir una nueva ley de salud pública y las prometidas reformas encaminadas a promover el crecimiento. Los mercados de renta variable de EE. UU. han demostrado hasta ahora ser resistentes a tales decepciones.

Los principales bancos centrales siguen a la espera de una mayor inflación

Por diversos motivos, las políticas monetarias de la Reserva Federal (“Fed”) y del Banco Central Europeo (“BCE”) han sido muy divergentes en los últimos años. Mientras que el BCE sigue siendo extremadamente acomodaticio, la Fed ha adoptado una línea más dura con la aceleración del ritmo de subidas de tipos de interés y el anuncio de un plan para iniciar la reducción de su balance. Sin embargo, ambos bancos coinciden plenamente en una cosa: la falta de una inflación persistente, que es uno de los últimos indicadores que realmente ha retomado un nuevo impulso en los últimos años. En esta fase, la Fed parece estar más segura de que la inflación se irá acercando en última instancia a su objetivo a medida que las presiones salariales por fin se traduzcan en una subida de los precios, de ahí su confianza en su capacidad para emprender una normalización de la política. Por su parte, el BCE se sigue mostrando cauto, a pesar de una reducción significativa de los riesgos políticos y las sólidas tendencias económicas. Las cifras de inflación se seguirán observando de cerca durante el segundo semestre del año para ayudar a determinar el rumbo probable de las futuras políticas monetarias.

De momento seguimos favorable al riego accionista

El favorable entorno macroeconómico global y la perspectiva de sólidos beneficios empresariales nos llevan a seguir favorable al riesgo accionista con una asignación sobreponderada como principal impulsor de la rentabilidad de la cartera. A pesar de la constante preocupación acerca de las valoraciones elevadas de la mayoría de las clases de activos, a raíz de las políticas monetarias sin precedentes, pensamos que todavía es demasiado pronto para adoptar un enfoque prudente. Los precios de la renta variable están siendo apoyados en última instancia por una aceleración del crecimiento de los beneficios y ya no simplemente por la aportación de una liquidez masiva y la expectativa de un sólido crecimiento. Por último, los mercados no muestran todavía las señales de euforia que suelen caracterizar el final de un mercado alcista, de ahí nuestra exposición sobreponderada a la renta variable.

En el apartado siguiente de este documento examinaremos el entorno macroeconómico y las condiciones financieras predominantes, resaltando varios indicadores clave que observamos. Tras un breve resumen de los beneficios de las diferentes clases de activos en el primer semestre, describiremos nuestras perspectivas para el mercado y la asignación de activos.

Indice

  • RESUMEN DE NUESTRAS PREVISIONES
  • EL ENTORNO MACROECONÓMICO
  • SITUACIÓN FINANCIERA
  • LOS MERCADOS FINANCIEROS
  • PERSPECTIVAS DE LOS MERCADOS FINANCIEROS
  • ASIGNACIÓN DE ACTIVOS, 2o SEMESTRE DE 2017

 

Descargar el documento PDF...


Perspectivas de Inversión 2017

Resumen de Nuestras Previsiones

2017 ha sido un buen año para la economía global, y excepcional para los mercados de renta variable

La economía global experimentó su mayor tasa de crecimiento desde 2011. El aspecto más destacado ha
sido el hecho de que el crecimiento fue generalizado y las expectativas se modificaron al alza durante el año. Las tensiones geopolíticas, que en ocasiones presentaron una amenaza, no amortiguaron los elevados niveles de confianza empresarial y de los consumidores y su impacto en los mercados de capitales fue transitorio. Las preocupaciones acerca de los acontecimientos políticos europeos no se materializaron, ya que los partidos políticos populistas no llegaron a generar un vuelco en varias elecciones generales. Asimismo, el espectacular ascenso al poder de Emmanuel Macron en Francia se consideró un importante estímulo para la estabilidad futura de la Unión Europea.

Los mercados de renta variable se comportaron de manera inusualmente tranquila durante 2017, con una rentabilidad empresarial sólida y generalizada y amplia liquidez que apuntalaron los precios más elevados de la renta variable; la volatilidad se situó de modo sistemático a niveles próximos a los mínimos históricos y no se observaron perturbaciones significativas. Podría decirse que los mercados de bonos fueron algo más tempestuosos, aunque permanecieron en márgenes relativamente estrechos. Sorprendentemente, el euro resultó ser la más sólida de las principales divisas, impulsado por un escenario político mucho más estable de lo previsto en Europa.

 

Los mercados de renta variable fueron el motor de la rentabilidad de la cartera

El principal motivo de nuestra buena rentabilidad fue nuestra decisión de mantener una asignación sobreponderada en renta variable durante 2017. Aunque las exposiciones en renta fija también contribuyeron positivamente a las rentabilidades del pasado año, la renta variable experimentó un rendimiento significativamente mayor, con rentabilidades superiores a la media en todas las regiones. En comparación con 2016, el comportamiento de las inversiones alternativas fue más satisfactorio. Por último, una exposición infraponderada al dólar para las carteras no denominadas en dólares estadounidenses limitó el impacto negativo de su depreciación.

 

Las bases de la economía global son sólidas

La economía global se encuentra en buen estado debido a que el crecimiento sólido y sostenible está distribuido uniformemente entre todas las principales áreas económicas. La dinámica global positiva de la actividad y la baja inflación deberían mantenerse en 2018 y, en este momento, la probabilidad de que se produzca una recesión parece ser muy remota. Los riesgos políticos han disminuido, en particular en Europa, mientras el mundo se acostumbra a la manera sumamente poco convencional en que Donald Trump lidera Estados Unidos. Las condiciones de liquidez siguen siendo muy acomodaticias, aunque 2018 será un año de transición clave entre la era de flexibilización cuantitativa y las políticas monetarias más convencionales.

La renta variable sigue siendo nuestra clase activos preferida

Para comienzos de 2018, se mantienen nuestras perspectivas favorables acerca de la renta variable y mantenemos una posición infraponderada en renta fija. Las valoraciones generales de la renta variable no parecen ser excesivas, ya que debería continuar el crecimiento de los beneficios, aunque a un ritmo más lento. No tenemos ninguna preferencia regional marcada en cuanto a nuestra asignación de renta variable. La exposición a renta fija se inclina más hacia estrategias flexibles y bonos convertibles. No tenemos previsto asumir un alto grado de riesgo de divisas y esperamos que nuestra asignación a fondos alternativos (hedge funds) permanezca en el extremo superior del margen estratégico de asignación de activos. Hemos mantenido una preferencia clara por la renta variable frente a la renta fija.

 

Indice

  • RESUMEN DE NUESTRAS PREVISIONES
  • 2017: REPASO DE NUESTROS CRITERIOS DE INVERSIÓN
  • 2017: ACONTECIMIENTOS ECONÓMICOS Y POLÍTICOS
  • 2017: LOS MERCADOS FINANCIEROS
  • 2018: PERSPECTIVAS ECONÓMICAS
  • 2018: PERSPECTIVAS DE LOS MERCADOS FINANCIEROS
  • 2018: ASIGNACIÓN DE ACTIVOS

 

Descargar el documento PDF


Perspectivas de Inversión 2016 | Repaso Y Previsión Semestral

Resumen de Nuestras Previsiones

En esta publicación semestral repasaremos las expectativas de enero y analizaremos algunos de los principales indicadores económicos actuales antes de definir la asignación de activos que recomendamos para el segundo semestre.

Mantuvimos nuestra preferencia por la renta variable en lugar de los bonos con alta calificación.

Pese a nuestra visión a largo plazo de que la renta variable seguirá ofreciendo un mejor valor relativo que los bonos con alta calificación, actuamos con firmeza a principios de enero reduciendo considerablemente nuestra exposición a la renta variable y aumentando el efectivo a un nivel elevado, lo que ayudó a limitar parte del impacto de la fuerte tensión en los mercado sobre las carteras.

También habíamos mencionado nuestro creciente interés en la renta variable de los mercados emergentes, el cual se materializó en marzo cuando decidimos aumentar nuestra asignación a esta clase de activo. Otra de nuestras principales convicciones era la necesidad de diversificar más la cartera invirtiendo en estrategias alternativas con baja volatilidad y una correlación limitada con los activos tradicionales.

El crecimiento económico mundial ha sido decepcionante durante el primer trimestre... y no se espera que se recupere durante el segundo semestre.

Una vez más, el crecimiento económico global ha resultado ser inferior a las previsiones, dado que la economía estadounidense sólo creció modestamente durante el primer trimestre y ninguna otra gran economía pudo compensar esta decepción. El Banco Mundial, el FMI y la OCDE han rebajado sus previsiones de crecimiento para todo 2016. Se publicaron estas revisiones antes de que los británicos sorprendieran a todos con su voto a favor de dejar la Unión Europea,

lo que significa que la incertidumbre no ha hecho más que agravarse. Una de las principales causas de estas previsiones debilitándose es el sentimiento de que los bancos centrales tienen muy pocos recursos para producir un cambio en la economía real y que los gobiernos son reticentes a introducir estímulos fiscales.

Nuestra posición es más defensiva y sólo aumentaremos el riesgo cuando surjan oportunidades interesantes.

En vista del deterioro de los fundamentales, las desalentadoras previsiones para las empresas en cuanto al crecimiento de sus beneficios y la acentuación de los riesgos políticos, hemos tomado una posición más defensiva para las carteras al reducir aún más nuestra inversión en renta variable y mantener la asignación
de efectivo por encima del 10%. El aumento de nuestra exposición al dólar estadounidense durante el primer semestre fue un paso estratégico y aprovechamos su revalorización tras el referéndum británico para realizar beneficios sobre la mitad de la inversión por lo que, una vez más, estamos expuestos a un nivel de riesgo inferior. También hemos ido añadiendo constantemente al universo alternativo para reducir la volatilidad de la cartera y depender menos del rumbo que toman los mercados

La gestión del riesgo nos ha llevado a cubrir la exposición a la renta variable europea.

Las encuestas públicas en Gran Bretaña durante las semanas anteriores al referéndum sobre si permanecer
o no en la Unión Europea no nos parecían convincentes. Además, consideramos que las pérdidas para los mercados de renta variable en caso de que saliera la votación a favor de dejar la UE eran mucho mayores
que los posibles beneficios que aportaría la decisión de quedarse. Decidimos por eso cubrir nuestras inversiones en la renta variable del Reino Unido y de Europa ante un perfil tan asimétrico vinculado a un acontecimiento binario. Tras el resultado, retiramos rápidamente la cobertura sobre la renta variable británica. Mantendremos la protección provisional a menos que mejoren considerablemente las previsiones para la renta variable europea.

En la próxima sección del documento evaluaremos el entorno macroeconómico y la situación económica predominante resaltando los indicadores más importantes que observamos. Tras una breve descripción general de los resultados del primer semestre de las diferentes clases de activos, expondremos nuestra previsión de mercado y la asignación de activos.

Indice

  • RESUMEN DE NUESTRAS PREVISIONES
  • EL ENTORNO MACROECONÓMICO
  • SITUACIÓN FINANCIERA
  • LOS MERCADOS FINANCIEROS
  • PERSPECTIVAS DE LOS MERCADOS FINANCIEROS
  • ASIGNACIÓN DE ACTIVOS, 2o SEMESTRE DE 2016

 

Descargar el documento PDF...